lunes, diciembre 15, 2014

DE TAL PADRE, TAL HIJO

Por: Eduardo Jiménez J.
        ejimenez2107@gmail.com
        ejj39@hotmail.com
       @ejj2107

Dicen que Steven Spielberg lloró con la película y ya compró los derechos para la versión norteamericana. Cierto o no, el hecho es que las películas con acento familiar no tienen pierde, pese a que De tal padre, tal hijo no tiene un happy end, sino un final abierto.

Ryota es un arquitecto ambicioso, hace carrera en su empresa y su menor y único hijo está por ingresar a un colegio privado exclusivo. La fortuna le sonríe hasta que sorpresivamente le comunican del hospital donde su señora dio a luz, que por error hubo intercambio de niños al nacer y el suyo está con otra familia con menos recursos económicos.

Es el detonante de la trama que seguirá después, que no se centra en el intercambio en si y los problemas legales y eventual compensación económica que genera, sino en qué consiste ser padre. Si cuentan más los lazos biológicos o de “sangre”, o más bien los lazos afectivos que se van generando en el tiempo. (Como dice Saiki, uno de los personajes, con los niños todo es tiempo).

De allí que la película va contraponiendo la vida en el hogar de Ryota, más fría y tendente a proporcionar lo material a su familia, aunque sin descuidar la responsabilidad individual de sus miembros; mientras que la familia de Saiki, sin tantos recursos económicos, le sobra en afecto y calor familiar.

Las escenas contrapuestas entre uno y otro hogar, donde los pequeños intercambiados irán viviendo gradualmente, permite reflexionar sobre el papel de padre, donde el realizador apuesta por el lado afectivo (tendencia que, dicho sea, es la predominante en el derecho de familia contemporáneo, el lado social de la paternidad): padre es quién cría a un hijo, no quien lo engendra.

Muy buena película, cuyo final abierto permite una reflexión más amplia. Vale la pena visionar.

DE TAL PADRE, TAL HIJO [Soshite chichi ni naru] 
Dir y Guión: Hirokazu Koreeda
c/ Masaharu Fukuyama (Ryota Nonomiya), Machiko Ono (Midori Nonomiya), Yôko Maki (Yukari Saiki), Rirî Furankî (Yudai Saiki)
Japón/2013/Drama***/Estrenos


viernes, diciembre 12, 2014

POLVO DE ESTRELLAS



Por: Eduardo Jiménez J.
        ejimenez2107@gmail.com
        ejj39@hotmail.com
       @ejj2107

Las últimas películas de David Cronenberg buscan retratar las miserias humanas en sus diferentes ángulos, así como encubrir secretos repulsivos que tarde o temprano saldrán a luz.

Polvo de estrellas (Maps to the stars) no es la excepción. En propiedad no es una sátira sobre la vanidad y la banalidad de las estrellas de Hollywood (aunque las toma como referencia), sino sobre los egoísmos y pequeñas miserias humanas, retratadas a través de ciertos personajes típicos.

Utilizando ese estilo analítico, frío, visceral, va diseccionando prototipos humanos como la estrella de cine en decadencia (Julianne Moore que “se roba la película”), buscando una segunda oportunidad a través del remake de una película que realizó su madre años atrás; o el escritor de best sellers de autoayuda (suerte de Paulo Coelho anglosajón), que lo único que le importa es su carrera ascendente y las buenas ventas de su último libro, sin interesarle demasiado su familia o su hija que ha salido del siquiátrico; o el adolescente Benjie (como se ha anotado, mezcla acertada de Macaulay Culkin y Justin Bieber), en proceso de rehabilitación luego de sucumbir ante las drogas por presiones de protagonismo frente a las cámaras desde muy niño; o la propia Agatha, el patito feo de la familia, pero la más auténtica y sincera de todos. Las pequeñas miserias que salen a luz, a veces a través de “fantasmas” de su propio inconciente, otras reprimiendo cosas en su interior.

Quizás se le reproche a la película un exceso de gore final. De repente, pero eso no quita que estamos ante un filme sui generis, una suerte de llamas heladas que sacuden al espectador.




POLVO DE ESTRELLAS [Maps to the Stars] 
Dir: David Cronenberg
Guión: Bruce Wagner
c/ Julianne Moore (Havana Segrand), Mia Wasikowska (Agatha Weiss), John Cusack (Dr. Stafford Weiss), Evan Bird (Benjie Weiss), Olivia Williams (Christina Weiss), Robert Pattinson (Jerome Fontana)
EEUU-Canadá/2014/Sátira****/Estrenos

 

viernes, noviembre 28, 2014

LOS JUEGOS DEL HAMBRE: EL SINSAJO PARTE I



Por: Eduardo Jiménez J.
        ejimenez2107@gmail.com
        ejj39@hotmail.com
       @ejj2107

La primera parte de la resolución de la saga fílmica de los jóvenes tributos con Katniss Everdeen de lideresa.

Las películas donde los héroes son jóvenes o adolescentes (teenagers) se han vuelto populares en Hollywood. Sagas como Crepúsculo, Harry Potter o Los juegos del hambre lo ratifican. La onda juvenil que domina Occidente (donde nadie quiere aparentar ser “viejo”) se refleja muy bien en las películas que tienen por protagonistas a jóvenes que apenas frisan la segunda década de vida. Signo de los tiempos.

Lo atractivo de Los juegos del hambre es que combinaba una réplica futurista de las peleas de gladiadores romanos con reality show (de hecho, la autora de las novelas declaró que se inspiró haciendo zapping entre canales y ver realities con combates a mano), lo que le daba un toque especial a la historia.

Estamos ahora en la lucha frontal entre los rebeldes y las fuerzas del Capitolio. Esta primera parte narra como Katniss se convierte en el símbolo de la lucha por la libertad. En el sinsajo.
Y la represión de las fuerzas del presidente Snow, quien fríamente juega en sus cálculos aplicando la estrategia de tierra arrasada.

Tiene su atractivo. La historia se mantiene por si misma (asumiendo que sus seguidores han visto las dos anteriores), y algunas veces tiene hasta un aire “orwelliano” que, de haber persistido, estaríamos ante una película que trascendería el mero consumo.

Lo interesante es cómo sin querer Katniss se convierte en un símbolo de la resistencia y cómo se usa ese símbolo como propaganda política a fin de cohesionar a las fuerzas rebeldes. Toda rebelión necesita héroes, así como toda rebelión requiere de propaganda política. Quien representa muy bien ese cinismo de la política es Plutarco Heavensbee, el personaje encarnado por el desaparecido Philip Seymour Hoffman, suerte de Maquiavelo futurista. Esperamos el desenlace.




LOS JUEGOS DEL HAMBRE: EL SINSAJO PARTE I [The Hunger Games: Mockingjay - Part 1]
Dir: Francis Lawrence          
Guión: Peter Craig, Danny Strong basado en la novela de Suzanne Collins
c/  Jennifer Lawrence            (Katniss Everdeen), Josh Hutcherson (Peeta Mellark), Liam Hemsworth (Gale Hawthorne), Woody Harrelson (Haymitch Abernathy), Donald Sutherland (President Snow), Philip Seymour Hoffman (Plutarch Heavensbee), Julianne Moore (President Alma Coin)
EEUU/2014/Distopía***/Estrenos